Delegación fundada el 3 de Abril de 2003

.
Historia IIEE
Fundamentos IIEE Chile
Contacto
.
 
 
.
.
MISTERIOS DEL ARTE
..
EL MISTERIO DE LA GIOCONDA
.
Cuando Leonardo pintó la Gioconda, debió seguramente estar consciente de haber realizado una obra de arte de gran valor. Tal vez no es una casualidad si, dejando su tierra por la de Francia, la llevó consigo en su viaje sin regreso.

Se sabe que, en la simbología italiana del arte, la mujer es ya un símbolo de misterio ; pero alrededor de esta mujer otros misterios se entrelazan, construidos por el tiempo, por la fantasía del hombre, por su maravilla misma o, por que no, por la magia de la pintura. Si hay un milagro que Leonardo ha sabido hacer en este cuadro, aquello lo ha vuelto semejante a un Dios que, soplando aire sobre un puñado de tierra, dio inicio a la vida y a su incesante espectáculo.

Así Leonardo-Dios supo dar a sus pinturas el aire suficiente para que parecieran vivas y, sobre todo, capaces de vivir por largo tiempo.
.
¿QUIÉN ERA LEONARDO DA VINCI?

Nació en el poblado toscano de Vinci el 15 de abril 1457, bajo el signo de Aries: era por lo tanto curioso y testarudo, de una inteligencia brillante, no siempre concluyente; de manera muy modesta. El mismo se definía “hombre sin letras”, es decir, carente de instrucción literaria.
Era hijo natural del notario Piero di Antonio, pero al parecer ilegitimo. Sus estudios los realizo en el taller de Verrocchio , un hábil maestro, de las líneas delicadas y elegantes; pero Leonardo pronto lo superaría, refinando sus “sobrenaturales” cualidades con los estudios y con el tiempo.

¿Inteligencia Normal o Sobrehumana? Leonardo tuvo una personalidad brillante y poliédrica, superando los cánones de cultura de ese tiempo. Fue pintor, escritor, arquitecto, ingeniero, cartógrafo, matemático, diseñador de vestuario y director de teatro. Leonardo también completo estudios de geología y anatomía, seccionando los cadáveres según una practica considerada ilegal por la iglesia, pero muy difundida entre artistas y estudiosos de la época.
.
MATERIALES Y ETAPAS DE LA OBRA

La Gioconda es una pintura sobre una tabla de álamo italiano, de pequeñas dimensiones, actualmente en buenas condiciones. En el pasado algún interventor que restauro la obra señaló que podría haber descubierto algunos detalles en el ámbito de la hipnosis (por ejemplo las cejas). La tabla de dicha pintura fue preparada entre el 1503 con una capa muy fina de yeso duro, que justificaría el uniforme resquebrajamiento de la pintura (el fenómeno se ha acentuado también a causa de los barnices protectoras).

Sobre esta preparación ha sido extendido un color diferenciado de base: azul para la parte superior del paisaje y rojo para aquella inferior, según un procedimiento típico de muchos cuadros de Leonardo. La pintura es al óleo y tiene extendidas unas sucesivas capas de velaje, mientras las terminaciones deben haber sido hechas con capas de albayalde, es decir, laca roja que refleja la luz, para dar mayor luminosidad al rostro; más oscuras en cambio son las manos, quizás por el abundante uso de tierras (ocre rojo y ocre amarillo).
.
¿A QUE TIEMPO REPUNTA LA FAMA DE LA GIOCONDA?

La fama de la Gioconda es relativamente reciente: esta repunta a mitad del Ochocientos, después la exposición en el dormitorio de Napoleón Bonaparte a las “Tuileries”. La obra seria luego colocada al Louvre, el nuevo museo creado desde la Revolución Francesa, por la voluntad del mismo Napoleón en el 1804, cuando éste fue coronado Emperador. Desde este momento en adelante la fortuna de la Gioconda será imparable.

En el Novecientos fue provocado un proceso de mitificación, por parte de varios artistas, de este símbolo de belleza absoluta e inmortalidad . El inicio de este proceso fue el “comentado” robo del 1911, que llevo a la pintura ser protagonista de las primeras paginas de los periódicos por un largo tiempo. Más tarde se supo que el robo había sido efectuado por un empleado italiano, encargado de la custodia al Louvre, deseoso de restituir la obra a su tierra de origen.

¿POR QUE LA GIOCONDA?

El nombre “Gioconda” (que en español quiere decir: alegre, jocoso) es usado por la primera vez para indicar el cuadro en un documento del 1525, descubierto solo en el 1990 en los Archivos de Estado de Milán: Se trata de un inventario sucesivo a la muerte del alumno predilecto de Leonardo. En este inventario son citadas muchas pinturas de Leonardo entre los cuales también el cuadro de una mujer “ dicta la Ioconda ”. En el inventario, el valor del cuadro es altísimo: el doble del precio de un grueso diamante! Es decir, cuanto podía valer solo un cuadro original de Leonardo.

Leonardo se había llevado consigo el cuadro a Francia, pero según el documento este se encontraba en Italia para aquella fecha exacta. ¿Cómo puede ser posible? He aquí uno de los tantos misterios. Lo cierto es que en torno a aquella fecha existen muchas obras de artistas milaneses que se inspiran propio a la mujer de aquel cuadro, o eventualmente a sus copias.

¿QUIÉN ERA ESTA MUJER?

Tanto hablar muchas veces hizo olvidar que la Gioconda era un retrato de una mujer real; quizás cargado de valores simbólicos, pero de todas maneras correspondientes a una precisa contextualizaciòn histórica.

El documento de 1525 parece confirmar la relación de Giorgio Vasari, notorio pintor manierista, histórico y teórico de arte, que identifica la mujer del famoso cuadro con la Monna Lisa , esposa de Francesco Giocondo, hombre de gran relieve de la Florencia de aquel tiempo. Vasari cuenta que Leonardo trabajo en la obra cuatro años, dejándola incompleta. Al final agrega que el cuadro se encontraba en Francia.

Si damos fe a las palabras de Vasari, cuando fue encargado el cuadro, la mujer debía haber tenido unos 25 años. Era la esposa en segundas nupcias de Ser Giocondo, que debió encargar el retrato de la joven, perteneciente a una familia innoble, para darle relieve social y prestigioso honor. El cuadro debía elevar el nivel de la mujer a dama aristocrática, poniendo en claro las virtudes morales, por mano de un artista de fama reconocida: un instrumento de promoción social, por lo tanto, garantizado por la ilustre firma de Leonardo Pero el cliente no imaginaba que el cuadro nunca cumpliría aquel objetivo, sino que era otra la fama destinada a su nueva cónyuge.

¿ERA REALMENTE LA MONNA LISA?

No obstante tantas huellas lleven a identificar el cuadro con la Gioconda, esposa de Ser Giocondo, escritos sucesivos contradicen esta “certeza”. Se habla incluso de dos retratos, la Monna Lisa y la Gioconda La mujer además lleva el velo negro, por el que se trataría de una viuda o de una mujer que esta de luto, no de una nueva esposa Hoy sabemos que el velo negro era una característica típica de las mujeres florentinas, aunque cuando no estaban de luto; y sin embargo el velo de la Gioconda podría ser justificado por el hecho que Lisa Gherardini (este debía ser su nombre) había perdido un hijo algunos años antes.

NUEVOS MISTERIOS RODEAN EL CUADRO

La cosa extraña relativa a la pintura es que de este no existen estudios preparatorios de Leonardo, aunque si el “Trattato di Pittura” por él escrito. Contenía los preceptos para realizar montañas a distancia y para matizar los contornos de las figuras. Resulta muy extraño que Vasari no describa el paisaje del cuadro , pero en cambio hable de las cejas de la mujer , que pero la pintura no las tiene! Se ha pensado entonces que Vasari haya escrito su relación basada en una descripción hecha por otras personas; al menos que él no la haya visto entre el 1524 y el 1531, cuando probablemente la obra, como habíamos dicho, haya sido regresada a Italia. Pero, luego la obra debió ser devuelta a Francia antes del 1547, año de la muerte de Francisco I, que al parecer pagó una cifra altísima para tener el cuadro.

¿LA GIOCONDA, SIMBOLO DE VIRTUD?

Más de alguno ha encontrado que la mujer de la pintura no es particularmente bella.
En realidad, aquello que debía destacarse en aquel tiempo del retrato de una mujer no era solo la belleza, sino por sobre todo sus cualidades morales: virtud, nobleza, castidad, religiosidad. La Gioconda debía convertirse en el símbolo de la virtud que triunfa sobre el tiempo , representado por el agua que atraviesa las tierras y erosiva las piedras. Y sin lugar a dudas así fue.

EL TALENTO SOBRENATURAL DE LEONARDO

De la Gioconda se ha dicho de todo: inclusive que te sigue con los ojos, que parece cambiar expresiones. ¿Cómo puede ser posible?

Realmente ¿ Leonardo era un mago? ¿Sus cualidades eran sobrehumanas? ¿Qué técnicas de pintura se esconden detrás de La Gioconda que parecen darle vida?

La verdad es que el cuadro esta lleno de sombras. Ningún detalle está realmente definido. La luz entonces, transcurre sobre los labios, sobre el encarnado, sobre su mirada, parece animar los labios con una delicada sonrisa y la figura entera como si fuese viva, tanto así que parece de verdad poder salir del cuadro y hablarte de un momento a otro.

LA RADIOGRAFIA

El retrato, como hemos dicho, no fue terminado: por concluir están dos medias columnas a los lados de la mujer, parte del paisaje, los dedos de la mano izquierda. Esto demuestra la larga incerteza en la realización de la pintura. Esto es confirmado por una radiografía (por el Laboratoire du Musée du Louvre ), publicada en el 1954: ésta muestra a la Monna Lisa sin el velo negro, con el rostro más magro, sin los largos cabellos que le caen sobre el pecho; en fin, carente de su famosa sonrisa enigmática. Más bien la boca aparece cerrada, confiriéndole una expresión amarga al rostro.

¿HOMBRE O MUJER?

Esto quiere decir que la idea originaria de Leonardo fue cambiada más de una vez y que los detalles han sido agregados más tarde a un rostro ya idealizado. A más de alguno ha parecido incluso de reconocer una transposición del mismo Leonardo, llegando a ser considerado hasta gay a causa de una acusación juvenil por sodomía, de la que quedo absuelto. Queda sin embargo el hecho que la figura que aparece en la radiografía parece realmente un hombre. Además, ¿cómo explicar tanta atención por parte de Leonardo hacia el retrato de una mujer?

LEONARDO PINTOR REVOLUCIONARIO

Como hemos ya dicho, el cuadro fue iniciado en el 1503 en Florencia. Aquí, en el 1505, debió haberlo visto seguramente Rafael ; mientras discípulos lombardos de Leonardo pudieron hacerlo sólo entre el 1510 y el 1513, a trabajo casi terminado. Ni Rafael ni los discípulos pudieron prescindir de inspirarse al cuadro.

En efecto, después de la Gioconda, muchos son los retratos de mujeres que a Ella se le semejan. Viene imitado por sobre todo la sonrisa , que no era usada en los retratos de la época. Este detalle constituye en efecto un verdadero cambio en el retratar! En segundo lugar, gusta también la posición frontal de la mujer, en general representada de perfil.

El mismo Rafael se inspira inmediatamente en Leonardo en los retratos para los cónyuges DONI , hoy conservados en la Galería Palatina de Florencia . Salta a la vista, pero que ellos no sonríen. Entonces es posible que Rafael haya visto el cuadro aun en fase inicial, como resulta por la radiografía, cuando la mujer tenía aún un rostro serio.

No obstante algunas respuestas parezcan ser convincentes, miles y miles de preguntas envuelven aún una de las obras más enigmáticas de todos los tiempos. Los misterios, se sabe, a menudo permanecen misterios; propio por esto conservan su fascinación.
.

Autores:
Ignacio Valdés M.
María Carmen Masi
IIEE de Nápoles (Italia)

.
 
El IIEE de Chile no se responsabiliza ni comparte necesariamente la opinión de todos sus colaboradores en los escritos publicados.
IEE Delegación Chilena © 2003 - 2008. Todos los derechos reservados.