Delegación fundada el 3 de Abril de 2003

.
Historia IIEE
Fundamentos IIEE Chile
Contacto
.
 
 
 
.
.
UFOLOGIA
.
ANECDOTARIO FRIENDSIANO
Han pasado los años y el tema de Friendship ha continuado estancado. No para otros protagonistas de los supuestos hechos conocidos masivamente a partir del 17 de Agosto de 1985. Pero, la parte investigativa de verdad, no ha aportado absolutamente ningún otro antecedente, ni ha logrado encontrar alguna ruta medianamente sólida en la búsqueda de esta mítica isla con sus angelicales y sabios habitantes. Los pesimistas comentan que cada vez nos acercamos más a que este enigma sea considerado el caso UMMO de Chile y a los hechos nos remitimos.

En esta oportunidad, daremos a conocer algunos detalles desconocidos que han permanecido sin divulgar por personas que dicen haber tenido un protagonismo importante en esta historia y que se han mantenido en silencio largo tiempo ya sea por la decisión de ellos mismos o por la simple razón de no querer agregar más pimienta a un caldo que ya bastante revuelto estaba. Al paso de los años han emergido algunos detalles de lo acá expuesto, todo hay que decirlo, la mayoría de las veces no.

Hoy en día, liberados de esta responsabilidad, pues dos de estas personas que nos relataron sus experiencias ya no están en este mundo y en vida expresaron que se expusiera al público de esta forma cumplimos con nuestra palabra dada. Todo lo aquí expuesto ha sido seguido, analizado, averiguado punto por punto, acompañado de otros colegas investigadores para tratar de lograr una objetividad medianamente lógica. Creemos que lo expuesto es bastante representativo de la temática friendsiana, más aún, al haber algunos protagonistas que cuentan con todo nuestra confianza, a pesar de lo fantástico presentado.
.
UNA EXTRAÑA CITA
.
En los años 90 cuando realizaba un espacio en el programa nocturno “El Laberinto” con la periodista española Marta Riera, y viviendo en pleno centro de la ciudad de Barcelona, una de aquellas mágicas noches de ondas radiales hablamos del tema Friendship, al terminar el programa recibí una llamada telefónica donde una voz nasal, casi metálica, me citó en la Estación de Atocha en la capital de España, Madrid. Un encuentro para un día miércoles 19 de junio a las 16,00 horas en aquella famosa estación de trenes donde convergen trenes de muchas partes de España, y hoy recordada por un atentado terrorista cruel e inhumano. La persona quien hablaba me expresó textualmente que “tenía algo importante relacionado con la Isla de Friendship”

Como entenderá el amigo lector, bromistas, gente de mente corta y un sinfín de adjetivos más, existen para calificar a cierto tipo de personas que no tienen nada que hacer. Pero, como yo estaba muy “metido” en el tema en aquellos años, además tenía que ir precisamente a realizar un trámite familiar a la capital española, acepté la cita, no sin antes ruborizarme por mi ingenuidad ante mis colegas y amigos periodistas que me conocían muy de cerca. Al respecto de esta llamada, también debo agregar que la voz que escuche al otro lado de la línea telefónica me dio cierto presentimiento que “algo” podría haber detrás de todo esto.

Aquel miércoles realicé los trámites familiares por la mañana en Madrid y dispuse salir desde la misma Estación de Atocha hacia Barcelona, en una línea de buses para ahorrar tiempo y no tener que desplazarme por el tortuoso tráfico de Madrid. A medidas que pasaba la hora, mi inquietud fue en aumento y es así como decidí comer (almorzar en Chile) en la misma estación, además con la remota idea de averiguar y descubrir con cierta anticipación a mi enigmático interlocutor que me había citado en tan concurrido lugar.
.
A medidas que se acercaba la hora de la cita, veía con inquietud que nada pasaba, mientras que todas las personas que se cruzaban en mi camino me parecían extraños y con cierto grado de incógnita, pero todo era atribuible a mi estado de ánimo muy alterado y expectante del momento que vivía. Es así, que al ver con gran desolación que habían pasado más de una hora con respecto al horario de la cita y mi interlocutor no llegaba, espere media hora más, con una gran vergüenza interna y además rabia. No tuve más remedio que abordar el bus de línea que debía trasladarme a la ciudad condal; durante varios kilómetros de viaje me auto insulté y aborrecí de ser tan ingenuo e imberbe a la vez, por dejarme engañar de esta forma.
Dependencias de la Estación madrileña de Atocha
.
.
El autobús se detuvo algunos minutos para recoger pasajeros en Medinaceli, localidad situada a unos 161 kilómetros de Madrid y ya habían pasado casi dos horas de viaje desde mi partida de la estaciónde Atocha. Medio dormido y con una revista Año Cero en mis manos leía distraídamente y en párrafos ciertos detalles de artículos escritos por algunos colegas míos, y no llamó mi atención que subiera un pasajero solitario en aquella parada tan breve del autobús. El bus llevaba ocho pasajeros distribuidos en diferentes partes del cuerpo de la máquina, y yo me sentaba a dos asientos del chofer en línea cruzada con su situación en el volante, por lo tanto, podía verlo perfectamente y además apreciar la carretera sin problemas pues no llevaba a nadie delante de mí sentado. Curiosamente y con un poco de desagrado de mi parte, este pasajero que subió se sentó al lado mío, teniendo muchos otros lugares donde sentarse más cómodamente… pero no di mayor importancia a este detalle.
.
A medidas que transcurrían los kilómetros y nos acercábamos a la ciudad de Zaragoza, el individuo trataba de vez en cuando entablar conversación en referencia a los temas que yo estaba leyendo. Su constante mirar a la revista que yo leía me molestaba un poco, por lo tanto, opte por ofrecérsela para que la leyera más cómodamente y no sobre mi hombros, pero fue el momento en que este individuo comenzó a comentarme ciertas teorías sobre el transcurrir del tiempo en el universo, y que concordaba con un escrito del investigador Manuel Figueroa que yo estaba leyendo. Debo advertir, que no le presté mayor importancia a sus palabras, acción que luego me arrepentiría, por los hechos que acontecieron.
.
Al llegar a Zaragoza, el bus se detuvo unos 15 minutos para que las´personas bajaron a los lavados para luego continuar nuestro viaje a Barcelona. Recuerdo perfectamente que este señor bajo del bus, sin antes dejar de mencionarme, que su teoría era a tomar en cuenta y que yo me recordaría de su reflexión y sus palabras en algún momento más adelante… Mi fatiga del viaje mismo, y la desilusión de mi fallida cita, me hizo entrar en un sueño profundo.

En las periferias de Barcelona, desperté de mi letargo de viaje y miré alrededor, pues no vi a mi vecino de asiento subir al bus nuevamente en Zaragoza. En la estación de los buses de Sants de Barcelona, en un acto instintivo, casi sin pensarlo, le pregunté al chofer si no había quedado un pasajero sin subir en aquella parada de los 15 minutos. Ante mi asombro el chofer me contestó que no, y que los ocho pasajeros que traía desde Madrid llegaron sin novedad a Barcelona, incluyéndome a mi… ¿Cuál es la razón de su consulta me preguntó el chofer? Le expliqué y le describí el individuo que se sentó a mi lado y que él tenía que haberlo visto perfectamente pues subió en Medinaceli y trato de hablar con mi persona en varias oportunidades… Ante mi perplejidad me dijo que yo había viajado sin ningún acompañante al lado y que leía ávidamente una revista y de vez en cuando observaba la pantalla de la TV que el bus tenía a disposición para los viajeros. Ante mi asombro y reiteración que eran nueve los pasajeros que habían viajado desde Medinaceli me invitó a las oficinas y me ofreció el parte de viaje con el inspector de turno donde estaba reflejado claramente que había sólo 8 pasajeros en aquel bus.

Me retiré totalmente confuso, y como se dice en Chile “con la bala pasada” Luego al tiempo una serie de circunstancias más me indicarían que el individuo extraño que se sentó a mi lado en aquel bus, era creo la cita de Madrid, pues analizando sus palabras y los enganches de lo que me decía, todo indicaba que eran una especie de claves para que lo recordará tiempo más adelante y así ha sido. Pasado el tiempo he podido recordar detalles de este extraño suceso, su vestimenta oscura, su blanco impecable de camisa, incluso diría brillante, su sombrero fuera de contexto en el lugar, cubriendo una frondosa cabellera rubia, piel muy blanca, voz uniforme, monótona pero no molesta y su mirada final cuando me expresó su frase al bajarse… sus ojos eran casi brillantes como luceros, pero todo esto lo pude asimilar recién al par de años pasados esta experiencia, y luego de analizarla varios cientos de veces.

Al paso del tiempo he podido verificar ciertas cosas que recuerdo me comentó este individuo, y que tenían relación con el paso del tiempo en el cosmos, y he dado un gran porcentaje de posibilidades que aquel encuentro tuvo un significado especial y fue dirigido, al igual como me he sentido muchas otras veces en las investigaciones que he realizado respecto al tema de Friendship…. Y que una próxima oportunidad espero relatar más extensamente. Lo que sí tengo claro, es que no fue un sueño, ni ningún estado previo a entrar en períodos de un dormir profundo, menos mi imaginación. Si he deducido algunos acontecimientos que han ocurrido en estos últimos años y que comentó este inviduo y que no tenía porque saberlos. Entre estos, un par de desgracias enormes en accidentes aéreos, la aparición de un terrorismo fanático con la identificación de un líder muy carismático, y lo que nunca yo pensé y menos en aquellos años… el regreso a mi país de origen y mi unión a una persona muy importante en mi vida actual. (Extracto - Raúl Núñez)
.
.
MUJER MILITAR
.
A finales de los años 90 y luego de la explosión del tema de la isla de Friendship en España, por la publicación y edición de la cinta de un supuesto contacto entre una familia chilena y un ser denominado como Ariel, se realizaron varias charlas y conferencias sobre este tema. Las exposiciones se centraron como protagonista en el investigador catalán Josep Guijarro, quien a su manera y según su punto de vista expresaba su experiencia en Chile respecto a este tema. Recuerdo perfectamente que uno de estos encuentros se realizó en la ciudad de Fuengirola (Málaga) los días 17,18 y 19 de Mayo de 2002.

Una vez terminado el Congreso, luego de haber estado inmerso tres días hablando de diferentes temas, decidimos viajar en un autobús de línea a la ciudad de Cádiz con los investigadores andaluces Pily y Paco Cabrera. En este viaje nuevamente tuve un acompañante al lado mío que me dejó bastante extrañado, pues las casualidades era muy poco probables dadas las circunstancias y los inconvenientes que habíamos tenido para desplazarnos, para poder llegar a este evento. Todo fue improvisado y poco previsto, pero los hechos transcurrieron al final exitosamente.

Para resumir este episodio, puedo decir que me senté en la cuarta fila de la izquierda del autobús, quedando libre el asiento de la ventana. Mis colegas gaditanos estaban sentados en el lado derecho y en las primeras filas. Una vez que salimos de Fuengirola, el bus se detuvo para recoger algunos pasajeros en la última parada antes de tomar la ruta definitiva a Cádiz. Una hermosa y atractiva mujer me solicitó sentarse a mi lado, y así fue cómo la deje pasar y ella de inmediato me preguntó si venía del Congreso que se había realizado. Me expresó directamente, que había acudido a dicho evento sólo con el fin de saber más sobre la charla de Friendship. En este punto debo mencionar que la charla se anunciaba como “Friendship, una base extraterrestre en la Tierra” y Josep Guijarro el conferenciante, se lució enunciando de mala forma los lugares del sur de Chile que tenían alguna relevancia con la isla… me refiero al mal pronunciamiento de los vocablos de origen mapuche y chilotes sobre todo, lo cual no es una ninguna novedad pues a los extranjeros poco interiorizados con estos parajes cometen todos el mismo error, pero mi interlocutora me lo mencionó de inmediato en forma tajante y concreta este detalle, el cual había pasado totalmente desapercibido para toda la concurrencia asistente a la charla. Fue en ese momento que comencé a prestarle una especial atención a sus palabras, no sin antes que tener soportar las miradas irónicas de mis colegas quienes creían que yo estaba en un plan de “ligue” con la hermosa acompañante que me había tocado de vecina en el viaje a Cádiz.

Los conocimientos del tema de la Isla de Friendship de esta chica eran realmente asombrosos, en comparación con cualquier lector o seguidor del tema en aquellos años en España. Detalles que sólo creía yo conocer, me los mencionó sin rodeos y algunos cuantos más que con el tiempo aparecerían. Cómo por ejemplo el apartamiento de un alto militar de la Armada chilena que hablo sobre el tema de la Isla en un importante programa de la TV chilena, familias involucradas en ayudar a ciertos personajes claves en el tema de Friendship, la mención de la riqueza de un mineral que sería el punto álgido de un conflicto entre estos visitantes foráneos y algunos habitantes del lugar. La desaparición de algunas personas que no cooperaron en la instalación primera de la base mixta entre científicos elegidos especialmente en la Tierra y algunos personajes de tipo nórdicos avanzada especial de visitantes en nuestro planeta.
.
Yo escuchaba realmente asombrado y totalmente sorprendido, casi sin habla, lo que me expresaba esta hermosa mujer, la cual hablaba con una firmeza y una convicción propia de manejar totalmente la situación y lo que transmitía. La recuerdo físicamente como de un físico perfecto, con ajustados tejanos que hacían notar unas piernas perfectas, blusa blanca con unos adornos bordados de flores del mismo color, su pelo era rubio natural, ni bonita en exageración ni una persona del montón, irradiaba eso sí seguridad y don de mando, además de unas manos realmente perfectas. Ojos verdes, profundos y con una mochila verde que subió al autobús y la puso arriba en la baranda del equipaje menor.

Mencionaba conocer ampliamente el lugar descrito en las conferencias de la Isla de Friendship y tener algunos amigos que habían participado en los preparativos de ciertas iniciativas que tuvieron algunos vecinos que decían haber contactado con estos misteriosos seres nórdicos.

Mientras yo trataba de ordenar mi mente y ver por donde preguntar y recabar más información de esta chica. El autobús se detuvo en una merma de la ruta y la chica con toda calma y la más hermosa de las sonrisas se puso de pie y sacó la mochila de su lugar y me dijo… ¡Aquí me bajo! Yo sorprendido le dije, …. ¡Pero si aquí sólo hay un cuartel militar un kilómetro adentro de esta ruta, mire está indicado en un cartel!… ¿lo ves? Ella desde el pasillo del autobús me dijo lo sé… Soy Teniente del Ejército de España …. ¡Quedé petrificado! Creí haberle escuchado que se llamaba Patricia.
Recreación (muy cercana a lo observado por el testigo, aunque sin uniforme)
.
Todas mis averiguaciones posteriores han sido infructuosas para encontrar esta misteriosa acompañante. El recuerdo viene cada vez más intenso cuando me habló de los habitantes de Friendship en Europa, y lo que luego ha surgido sobre este tema. De Patricia, nunca más he sabido, sí recuerdo sus palabras y su bella sonrisa cuando ironizaba la charla de Guijarro aludiendo a algunos de sus planteamientos.

Sólo puedo decir que este episodio tiene dos testigos, mis colegas acompañantes en el bus a Cádiz, hoy en día retirados de los avatares de la investigación, decisión muy cuerda y muchas veces intentada por mí persona, pero que no ha sido posible hasta el momento. (Extracto - Raúl Núñez)
.
YO ESTUVE EN LA ISLA FRIENDSHIP

TESTIMONIO INEDITO DE LOS AÑOS 80
.
Desde los años 80 he guardado este testimonio que aquel entonces me resultó digno de una novela de Julio Verne. Al pasar treinta años de este episodio he creído conveniente exponerlo. Sin buscarlo llegó a mi persona en la bella localidad de Blanes (Gerona) en una noche de verano, mientras compartía una fría horchata de chufa en el bar donde todas las noches me reunía con algunos pintores e intelectuales a conversar de los más variados temas luego de la rutina diaria. Recuerdo que aquella noche fue especial. Varios amigos sabían mi afición a los temas de los Ovnis y misterios en general y repartía mis estudios y trabajo con el fin de viajar a Chile en un futuro incierto, pero muy pocas personas más sabían mis preferencias.
.
El bar denominado Strop, era frecuentado también por turistas europeos. Tenía la clase suficiente para poder escucharse unos a otros y una extensa carta de tragos dulces sin mucho alcohol y era mi preferido. Su clientela eran la mayoría jubilados ingleses, belgas y holandeses, todos ellos, educados, ceremoniosos y con muchas ganas de aprender español el cual “chapurreaban grotescamente” pero sus esfuerzos eran recompensados con la simpatía de los españoles que asistíamos al lugar.

Aquella noche del verano de 1984 mientras estaba sin compañía en una mesa para cuatro personas se acercó un señor alto, rubio con tintes canos, de una altura casi de 1,90, vestía deportivamente quien me solicitó respetuosamente compartir la mesa. Se presento como Lene Og Jorn W. Meedon, de la ciudad de Holstebro, Dinamarca. Se expresaba en un correcto español con el acento de fondo de quien no es oriundo de tierras latinas.

El bar citado estaba en pleno centro de Blanes. Hoy ya no existe como tal.

.
LA HISTORIA

Lene como se llamaba nuestro protagonista era un profesional que tenía como actividad algo que se podría traducir como Experto en Metalurgia Avanzada, también era un experimentado espeleólogo y como afición tenía el titulo de Capitán de Yate y había estado navegando en varios océanos del mundo junto a su esposa Lorna, y que luego yo conocería precisamente en la cubierta de su yate amarrado en el coqueto y hermoso puerto de Blanes.

Lene me explicó (y se disculpó por ser un intruso escuchando conversaciones ajenas) que había oído varias noches nuestras tertulias con amigos, entre estos un chileno que trabajaba como barman en aquel bar, donde hablábamos sobre misterios en general y a veces mencionábamos a Chile. Efectivamente, nuestras conversaciones últimas aquel mes de Agosto habían tratado de temas como el barco fantasma de El Caleuche en Chiloé, sus seres mitológicos, sus brujos y algunos asuntos parecidos. Por esta razón, Lene que se sentaba habitualmente en la mesa detrás de nosotros escuchó nuestras conversaciones y todo hay de decirlo, los españoles y chilenos que nos juntábamos no hablamos muy bajo, sino bastante alto y era fácil ser oído por otras personas.

Lene me confesó que había viajado a Chile en el año 1978 contratado por el Gobierno chileno y él era uno de los tres componentes de una avanzada de una gran empresa en expansión sobre prospecciones de riquezas mineras en lugares recónditos del planeta. Esta acción se hizo en el más estricto secreto y bajo condiciones casi dictatoriales, lo cual no era muy extraño añadió Lene, en la época y circunstancias que se estaba viviendo en Chile. Por lo tanto, dentro de lo extraño a Lene no le llamó mayormente la atención, más cuando no estuvo ni dos días en Santiago y tuvo que trasladarse de inmediato a la zona de la isla de Chiloé en Chile.

Lene y sus dos compañeros fueron aislados en un sencillo hostal, donde eran custodiados por personas que parecían ser militares chilenos y no les dejaron mezclarse mucho con la gente autóctona del lugar. Es así como al cabo de dos días en aquella hostelería se desplazaron al extremo de la isla (no recuerda el nombre del lugar) y les comunicaron que al día siguiente tendrían una embarcación a su disposición para que ellos se desplazaran a las instalaciones de una “fábrica refinería” que se estaba montando en una de las islas cercanas a la isla chilota…

En este punto, Lene explicaba que él y sus compañeros hacían infinidad de preguntas pero las personas que los acompañaban daban muestras de no entenderlos. Lene agrega que aquellos años él no dominaba mucho el español, pero si se daba a entender perfectamente en cosas triviales y en preguntas coloquiales, pero daba la impresión que sus acompañantes no deseaban dar información a ninguno a ellos.

El día que embarcaron lo hicieron en un pequeño yate y les dieron las instrucciones de seguir una embarcación mayor a una zona denominada en aquel entonces PUNTO AZUL y allí se les daría mayores instrucciones para llegar a esta fábrica que según Lene sería la pionera en extracción de un mineral bastante difícil de localizar en otras zonas del mundo… y este asunto, según su apreciación personal, se les presentaba como un secreto de estado restringido sólo a un reducido número de personas.

En conversaciones con Lene y al tiempo transcurrido de su experiencia que estamos relatando, me expresaba que él estaba con la idea de jubilarse y el dinero que le ofrecieron para este trabajo lejos de su país era una especie de “último desafío” a una vida de aventuras y experiencias nuevas que siempre quiso vivir. La cifra era muy importante del dinero ofrecido y estaba seguro que desde su país de origen comenzó este lazo con autoridades gubernamentales de Chile que nunca se mostraron abiertamente y que siempre fue llevado por un camino discreto, muy alejado de bullas, tratado correctamente, pero con una exagerada discreción al medio que lo rodeaba. Incluso uno de los acompañantes no resistió esta situación, y pidió volver a su país, lo cual se hiso en forma inmediata y nunca más supo de esta persona, ni pudo localizarla a vueltas en Dinamarca.

Quedamos en aquel pequeño yate que debía seguir a otra embarcación más grande…. Lene, nos relata que luego de navegar dos horas por entre infinidad de islas y con una calma impresionante del mar, y mientras ellos disfrutaban de un paisaje inédito, recibieron un mensaje desde la nave mayor diciéndoles que personal de la fábrica estaban ya dispuesto a venir a recogerlos en unos diez minutos más a donde estaban, o sea el Punto Azul que ellos denominaron en su itinerario. La nave que los guiaba hiso sonar dos veces su claxon o sirena a modo de despedida y se alejo del lugar. A los pocos minutos un bello yate se aproximó a ellos saliendo desde un pequeño montículo que tenían a la vista y fueron abordados por dos personajes que les dieron la bienvenida y les dijeron que debían cambiar de yate e irse con ellos, pues las instalaciones de la fábrica se estaban construyendo en un lugar donde había mucho peligro de zozobrar debido a las bajadas súbitas de mareas y existían grandes bancos de algas marinas que dañaban las hélices de las embarcaciones, por lo tanto, era indispensable que cambiaran de yate. Efectivamente, uno de los personajes se quedo como patrón de la embarcación de los europeos y ellos fueron llevados al otro recién llegado.

DETALLES EN EL TIEMPO

Lene, nos conversa que el yate usado por él se denominaba O`Higgins y se acordaba por el apellido de origen irlandés que le llamo la atención, mientras que el otro que usaban los guías que lo llevaron al Punto Azul no lo recuerda, pero si recuerda la embarcación donde fue trasportado junto a su otro compañero (el tercero había renunciado al trabajo, como dijimos anteriormente) La embarcación era un yate con todas las comodidades que podía tener una embarcación de este tipo en aquellos años, estaba brillantemente limpia, tenía como tripulación ocho personas y su nombre estaba escrito en letras griegas o en alfabeto cirílico, no pudo determinar Lene el origen de las letras, pero sí que no era un nombre en español.

Siguiendo el relato, todo era correcto y al atardecer a eso de las cinco de la tarde y ya con una mar un poco “picada” el cielo comenzó a ponerse gris y un viento fuerte y silbante comenzó a emerger de entre lis islotes innumerables que pasaban, tenían pequeños montículos pues no parecían grandes a simple vista. En ese momento el yate comienza a moverse en forma bastante acusada y el patrón jefe del yate les comenta que es mejor que bajen de cubierta pues van a entrar en zona de turbulencias y muchas corrientes marinas y es mejor que se recuesten un rato… Cansados con el arduo día en el mar, ellos hacen caso y son solícitamente atendidos por una de las tripulantes del yate quien los recuesta y les dice que con una copa de zumo de frutas de la zona totalmente puro se relajaran para luego comer una merienda liviana… en ese momento ellos pierden la noción del tiempo y sólo recuerda Lene de ir viajando rápidamente sobre “algo” pero que a la vez sentía el mar … pero no despiertan hasta el otro día según pudieron saber por deducciones propias que hicieron con su compañero quien se denominaba Fred.

Los europeos despiertan en una especie de salón muy brillante blanquísimo y sienten un tenue aroma a hierbas. Lene y su amigo Fred reciben de inmediato la visita de un señor alto, de aspecto atlético, con un traje muy ceñido a su cuerpo y que se presenta como Samuel, Jefe de Recepción de la empresa… detrás de este señor esta la joven que la tarde anterior ofreció la merienda a los amigos daneses quien les menciona que se llama Asger.

Es en ese momento cuando Leen nota que el tiempo transcurrido entre su último estado despierto y el momento de esta presentación es bastante largo, incluso logró determinar casi 14 horas donde se supone que él estuvo dormido junto a sus compañeros.

Es llevado por un ascensor de metal transparente a una especie de caverna amplia, luminosa y muy profunda donde una maquinaria inexplicable para él, trabaja y se mueve, pero curiosamente no sentía ruido ni se levantaba polvo. Pide explicaciones y le explican que sólo son inspecciones superficiales en busca de un material que ya le será presentado, Le dicen que están bajo la línea del mar y que la tecnología empleada es punta y poco conocida por la industria en general. Era tal la discreción empleada por sus interlocutores y su cortesía añadida que las dudas se las comentaban entre los invitados en voz baja...

Durante casi una semana son desplazados por diferentes lugares de una geografía que no pueden definir como isla, pero sí de exuberante vegetación donde se aprecian pocas personas pero sí todas muy discretas y casi mudos ante ellos. Notaron personas sanas, de urbanidad acentuada y de una limpieza poco habitual a lo encontrado en su llegada a la isla de Chiloé cuando estuvieron esos dos días de espera.

Continuará....

Nota:

Debido a espacio y diagramación vamos ir publicando este Anecdotario relacionado con Friendship en entregas parciales. Por el tiempo pasado de los hechos puede aún aparecer algún otro detalle que alguien quiera aportar relacionado con lo expuesto, para tal efecto nos pueden escribirnos a:
iieechile@yahoo.com lo tratado será totalmente confidencial si usted así lo desea.

Lo expuesto ha sido comprimido pero sin quitarle la esencia del relato, bajo la supervisión de Jesús Rodríguez y Raúl Núñez

Mayor información enlace con:

http://www.iiee.cl/r_friendship.html

http://www.iiee.cl/r_islas_esquivas.html
.
 
El IIEE de Chile no se responsabiliza ni comparte necesariamente la opinión de todos sus colaboradores en los escritos publicados.
IEE Delegación Chilena © 2003 - 2008. Todos los derechos reservados.