Delegación fundada el 3 de Abril de 2003

.
Historia IIEE
Fundamentos IIEE Chile
Contacto
.
 
 
.
.
NUESTRO MUNDO
.
En busca de los últimos chonos
.
El domingo 3 de septiembre de 2006, uno de los periódicos principales de Chile, "El Mercurio" publicó un reportaje que tituló como: "CHONOS: Aventureros tras la etnia desaparecida. Se internarán en zonas Inexploradas de la Península de Taitao".
El trabajo estaba firmado por Francisca Babul Guixé.
.
Una noticia como la mencionada, creemos debería tener una relevancia muy importante para este país, pero pasó bastante desaperciba, siguiendo la tónica de muchos otros acontecimientos que pasan inadvertidos para el grueso del público, salvo las honrosas excepciones. El investigador de origen argentino, radicado en Chile, Guillermo Aguilera, hizo llegar una copia de esta noticia a varios colegas en su momento, y el IIEE la registro en sus archivos. Un acierto y un excelente tacto del Sr. Aguilera. De Chile nadie del mundo de lo insólito se percato del escrito, ni lo asoció a ningún hecho en especial… ni un comentario al respecto.
En este siglo XXI pensar aún, que el pueblo de los chonos no se haya extinguido totalmente, pese a lo que expresa la historia oficial de este país, - que desaparecieron a mediados del siglo XIX - lógicamente que este planteamiento, de un grupo de chonos permanezcan aislados sin contacto con el mundo llamado "civilizado" es difícil de creer en primera instancia. Pero, para dilucidar que hay detrás de esta afirmación localizamos al principal protagonista de la expedición a la Península de Taitao en el año 1985, el señor Ricardo Vásquez Caballero, quien gentilmente compartió su experiencia con el IIEE.
.
Tratando de analizar quien es esta persona, podemos decir sin mucho margen de error, que Ricardo Vásquez Caballero es uno de esos pocos individuos tocados por la "varita mágica de los dioses de lo desconocido" Nos explicó que su vida desde los años 1959 esta relacionada con aquella zona pues sus padres fueron pioneros en aquellas lejanas islas en la fabricación de conservas provenientes de aquellos mares. Nos hace una descripción de la majestuosidad de paisajes de lo cual nos sentimos incapaces de trasmitir en forma escrita, nos agregó que desde sus primeros años se le despertó una curiosidad innata de convivir con un mundo casi al borde de lo irreal, y su relato nos adentra en la descripción de un Chile de los años 50 en aquellos parajes, donde las personas deambulan descalzas, falta de utensilios para comer, y un analfabetismo total, etc, etc. Las autoridades máximas en aquellos lugares remotos eran, algún empresario que les sustentaba la vida a los autóctonos, el sargento de Carabinero, el cura, o simplemente algún profesor. Escala de valores y social donde predomina el que tiene algún grado de conocimiento y poder económico, ante el desarraigó de una población mínima, muy elemental y desprovista de todo tipo de contacto con el mundo continental. Ni siquiera la radio pudo suplir esta falta de comunicación pues la electricidad aún no llegaba a la zona descrita en aquellos años 50. Un Chile descolgado del resto, geográficamente desmembrado, poblado de islas y archipiélagos que son verdaderos laberintos, donde navegan sólo los expertos. Este es el mundo que vio Ricardo, nuestro interlocutor en su niñez en Las Huichas (Puerto Aguirre)
.
Para el lector neófito, le recordamos que estamos hablando de una zona donde la denominada civilización no había hecho acto de presencia y existen muchas islas sin registrar e inexploradas. Se calculan unas 1048 islas, solo en aquel sector del Archipiélago de los Chonos, islotes con registros confusos y difíciles de identificar, debido a los cambios de nombres que han existido a través del tiempo. Desconociéndose muchas veces la flora, la fauna y las características geológicas propias de cada una de estas islas.

Efectivamente, Ricardo un empresario aún joven, vital y experto en la navegación en la modalidad denominada Kayak, es una verdadera enciclopedia viviente de un anecdotario que podríamos definir entre mágico y de una realidad concreta manifiesta.
.
Hay un detalle muy importante en nuestro acercamiento a esta persona, pues él explorador mismo declaró a "El Mercurio" lo siguiente: "Mi diferencia de apreciar con respecto a los historiadores radica en haber explorado el terreno al interior de Taitao y presenciar cinco columnas de humo que obligadamente fueron encendida por humanos"
Consultamos a Ricardo, por detalles y matices de su expedición, además de sus impresiones y las evidencias que él aporta para deducir que algunos indígenas chonos podrían seguir viviendo en forma salvaje y sin contacto con el "hombre civilizado".
Nos confirmó plenamente que de las cinco columnas de humo observadas por él y sus acompañantes el atardecer del día 3 de Diciembre del año 1985, no le cabe duda que tienen un origen humano. Existen detalles muy importantes de comportamiento de estas columnas, pues ellos justamente estaban haciendo fuego en esos momentos y como es lógico emitieron humo, curiosamente, las cinco columnas observadas por los expedicionarios cesaron a los minutos después. Podemos plantearnos la pregunta: ¿Los supuestos indígenas vieron la columna de humo de los exploradores?
.
Existen nuevos detalles aportados, sobre este campamento que permaneció tres días en aquella zona. Todo hace pensar que fueron observados, vigilados e incluso detalles significativos. La noche que observaron las 5 columnas de humo, esto fue alrededor de las 20,30 horas, a eso de las 04,00 de la madrugada se les cayo encima de la carpa tipo igloo el cubre techo de polietileno que usan para protegerse de la lluvia, no había viento era una noche estrellada. Aquella tienda, comenta Ricardo, ha resistido grandes temporales de vientos y lluvias y jamás se nos había desarmado. Sin querer crear especulaciones con este tipo de detalles simplemente los dejamos registrados, pues luego existen las fotografías que logra de una escopladura en un tronco de coigüe y que los exploradores atribuyen en su momento a un pájaro carpintero o un Viri.viri, pero ornitólogos expertos manifiestan al tiempo después que aquella marca cuadrada en el árbol no es producto de pájaros, sino más bien puede haber sido realizada por algún tipo de herramienta manejada por humanos.
.
. .
. .
.
Esta sensación de sentirse observado en este lugar no es patrimonio de esta expedición, Benjamín Subercaseaux, Premio Nacional de Literatura 1963 en su libro "Tierras de Océano" nos dejó una exquisita descripción de su estadía en el puerto de San Esteban en Taitao en el año 1946, donde nos deja reflejada su extrañeza por encontrar en la arena "huellas de pies desnudos" "excrementos humanos frescos" y deja señalada su convicción de haber sido vigilado en todo momento desde la espesura por algo que señala como una presencia humana oculta u desconfiada.
.
Si añadimos las evidencias históricas analizadas por Ricardo Vásquez, respecto al viaje y naufragio del vicealmirante John Byron quien llegó a Chile con 17 años para contrarrestar a los españoles, sus conclusiones son que las descripciones del marino inglés no guardan relación con la laguna de San Rafael. Byron, omite la descripción de glaciares y el impresionante ruido de los témpanos al desprenderse, lo cual resulta casi imposible de pasar por alto por un observador foráneo.
Su analisis no termina allí, también ha estudiado las 27 expediciones militares y religiosas de los españoles entre los años 1553 y 1826 y llega a la conclusión que el interior mismo de la Península de Taitao "quedo inexplorada" Las expediciones modernas, sobre todo las de tiempos de la Republica (1826-1910) en sus 11 viajes no aportan información ni detalles al respecto.
Algunos antecedentes sobre LOS CHONOS
.
Los chonos como expresamos anteriormente, están considerados como un pueblo extinguido por los estudiosos e historiadores chilenos. Descritos como excelentes cazadores-recolectores y expertos navegantes, desarrollaron una variación de canoa, denominadas dalcas, construidas en madera de alerce las cuales fueron consideradas muy superiores a la de otros pueblos de la Patagonía, como los yaganes y los onas.
Solo los chumash, del estero de Santa Bárbara, en California, habían alcanzado unatecnología tan avanzada.


.
También desarrollaron y practicaron la domesticación de los animales, previéndose de sus lanas y pieles para su vestimenta. Eran pesadores, mariscadores, y usaban muy poca vestimenta, iban casi desnudos.

Según el "Estado actual de las lenguas aborígenes de Chile" de Gilberto Sánchez C., La lengua de los chonos permanece desconocida. Sólo habrían quedado seis palabras, tres en la obra de Fitz-Roy (13) y tres en el Diario del P. García, respectivamente (Loukotka, op. cit.:44). Según A. Chamberlain (1913) fue una lengua independiente; según R. Lehmann-Nitsche (1914), perteneció a la familia chon (propuesta por él mismo); P. Rivet (1924) la incluyó en una familia alikulip; Loukotka (op. cit.:Ibid.) en un stock (tronco) aksanás (junto con el "kaueskar or aksanás..."). Según Aguilera, formaría parte -considerando su situación geográfica- de las lenguas fueguinas (comunicación personal) .

Algunos estudiosos han atribuido origen chono a topónimos que existen en Chiloé, entre los cuales figuran aquellos terminados en -ec (-ek), -ac (-ak), a saber: islas Laitec, Chaulinec, Quenac, Cahuac, Isquiliac; costas de Ichoac, Auchac, etc. (véase Cañas P., 1911, Ibar, 1960).

Este pueblo abarcó la zona comprendida entre el Golfo Corcovado por el norte, el Golfo de Penas por el sur, el canal de la Moraleda al este y el Océano Pacifico al oeste, incluyendo un sector insular con 1047 islas y casi 13,000 Km2 y otro continental (en la Península de Taitao con otros 12,300 Km2. Todo esto lo hace un territorio muy amplio, imposible de explorar en un corto tiempo, y donde existen lagos sin explorar en las pequeñas islas aún vírgenes, montañas, cuevas subterráneas, y una vegetación muy densa, lo cual hace más difícil su revisión detallada, sino es con una expedición preparada y con ciertos recursos tecnológicos.

Durante la segunda mitad del siglo XVI, los españoles tomaron contacto con los Chonos, primero esporádicamente y a través de los viajes de exploración y luego en forma más continua, a partir de la fundación de la ciudad de Castro, en 1567.
En 1710, un grupo de 200 Chonos se fue a vivir, cerca de los españoles, primero en la Isla Huar y más tarde en la de Chaulinec, desde donde desaparecen del registro histórico, probablemente al mezclarse con los Huilliches (Veliches) de Chiloé. Antecedentes recientes añaden en este punto, que algunas familias de chonos no se adaptaron a la nueva cultura y creencias impuesta por los jesuitas, este obstáculo fueron insalvables para algunos, quienes habrían regresado a sus perdidas islas de más al sur, permaneciendo ignorados hasta hoy en día. Aunque no hay registros ni documentos que acrediten esta última acción, es lógico pensar una acción similar.

Ladrillero los conoció en 1559 y así los describe: "la jente que hai en esta ensenada susodicha, son indios pescadores de mediano cuerpo i mal proporcionados. No tienen sementeras; mantiénense de pescado, i marisco, i lobos marinos que matan; i comen la carne de los lobso y pescado crudo, o aves cuando las matan, i otras veces las asan. No tienen ollas, ni otras vasijas; ni se ha hallado sal entre ellos. Son mui salvajes i sin razón. Andan vestidos de los cueros de los lobos i de otros animales, con que se cubren las espaldas, y caen hasta las rodillas, i una correa que les atan por el pescuezo a manera de las liquiras que traen las indias de Cuzco.
Traen sus vergüenzas de fuera sin ninguna cobertura. Son de grandes fuerzas. Traen por armas unos huesos de cipreses y de otros árboles. No tiene poblaciones ni casas, sino que hoi aquí, mañana en otra parte, árboles, que en las dichas canoas traen, hacen sus casillas chiquillas, a manera de ranchos, en que se meten i se reparan del agua del cielo i de la nieve".

Este simple planteamiento de la existencia de algunos individuos chonos en aquellas apartadas islas plantean todo un interrogante en el mundo de hoy. Nunca se debe olvidar que en el nombre del progreso y de nuestra "cultura civilizada" se han realizado las más grandes atrocidades con el mundo indígena. Sólo mencionamos la desaparición de muchos pequeños poblados en la selva del Amazonas, selva considerada uno de los pulmones del mundo para respirar, como también en el año 1915, el exterminio en selvas venezolanas de etnías completas de indígenas, expropiaciones y fraudes para adquirir sus tierras con el fin explotar riquezas diversas y sobre todo de petróleo. Esto es una constante, y la situación no la tenemos muy lejos de nuestro país con el pueblo mapuche y los problemas que enfrentan hoy en día.

Existen trabajos al respecto abordando este tema, y es así como el Boletín Antropológico de la Universidad de los Andes (Mérida-Venezuela) emitió un informe denominado: "Indígenas y empresa petrolera a principios del siglo XX. Origen de una disputa" En aquel documento Johnny Alarcón Puente del Departamento. de Ciencias Humanas de la Universidad de Zulia expresa:

"Intereses políticos económicos han creado un nudo gordiano frente a la realidad indígena, y uno de los propósitos en este trabajo es darle respuesta a esta situación: La problemática en cuanto a las tierras indígenas en la Cordillera de Perijá ha sido analizado de manera tangencial por los estudios en el ámbito petrolero en la región que, en primera instancia, colocan la resistencia indígena como una acción antiprogresista y bárbara, pero en ningún momento visualizan como la defensa justa de la tierra que han habitado por milenios…"

Lo señalado arriba sólo es una muestra valedera para todo el continente y sus indígenas originarios de estas tierras. ¿Qué garantía existe que se protejan estos pocos pueblos en vía de extinción? Simplemente, creemos que ninguna, pese a las buenas palabras de los gobiernos, pero donde siempre prevalece lo económico y las presiones de las grandes multinacionales extranjeras.

La demostración real de la existencia de algunas familias de chonos en nuestras islas perdidas en el Cono Sur, aún debe demostrarse, pero hay que tomar en cuenta el mundo que existe hoy en día y como se mueve sin mirar romanticismos ni patrimonios pertenecientes a toda nuestra Humanidad.

Pero, volviendo al tema medular de este escrito ¿Es posible la sobrevivencia aún de chonos en la Península de Taitao, sin contacto con la civilización actual?
Para el lector sorprendido, añadimos que no es patrimonio de nuestra complicada geografía isleña esta duda, con este fin recordamos una curiosa noticia aparecida el día 9 de Marzo de 1999 en el prestigioso periódico "EL País" de España.

Un extraño indio con bigote (Corresponsal: Juan Arias)

No tiene nombre, ni se conoce su lengua. Es un indio con bigote y patillas, al parecer el último sobreviviente de una aldea indígena destruida hace tiempo y aún no identificada, En el sur de la Rondonia, en Amazonia.
Tiene unos treinta años, anda desnudo y tiene el pelo liso. Sigue huyendo de quienes mataron a su grupo. Fue visto la primera vez en 1996, después, otras tres veces.
Un equipo del frente de Contacto Guaporé, de la Fundación Nacional del Indio, consiguió encontrarse con él hace unos meses. Le dieron regalos y él los rechazó. Estuvo agachado, mudo, dentro de un escondrijo de pasa, y en un momento determinado disparó una flecha contra el grupo y desapareció.
El fotógrafo Vicent Carelli de la ONG - Centro de Trabajo Indígena, grabó en video la tentativa de contacto. La Fundación Nacional del Indio ha conseguido que el Gobierno acote 60 kilómetros cuadrados de selva que deben ser intocables para asegurar la supervivencia del indio y poder así entrar en contacto más estrecho con él. Los dueños de esas tierras no se lo creen, porque dicen que los indios nunca tuvieron bigote y patillas. Pero, Sydney Possuelo, Jefe de Departamento de los Indios Aislados dice que ha habido etnías que hasta han cultivado la barba. La Fundación Nacional del Indio afirma, que existen aún 55 grupos de indios deambulando por la selva brasilera cuyas lenguas se desconocen, andan desnudos, viven de la caza y nunca tuvieron contacto con el ser humano.

Queda aquí expuesta esta noticia, que también paso desapercibida por muchas personas y organismos oficiales. Hechos que creo encajan perfectamente con estos supuestos chonos que se encontrarían en el sur de nuestro país. La reflexión del momento es ¿No es mejor que permanezcan aislados y sin contacto con nosotros? Acaso, la sólo publicación de la noticia misma de su existencia, ya ha hecho mover hilos a las multinacionales internacionales, pues son tierras ricas en minerales y en la mira para ser explotadas en un futuro muy próximo por su petróleo; planes que están en el gobierno chileno como prioridad absoluta para liberar su dependencia energética de sus vecinos.

De existir chonos sobrevivientes en el Archipiélago de los Chonos o en las zonas inmediatas, crea un problema complejo a nivel nacional, de conciencia y ética humana, pero quien se preocupa de estos detalles a estas alturas del partido… ¿No creen?

Además no hay que olvidar como dato complementario que en Chile siempre se ha debatido la existencia de islas inexploradas con misteriosos habitantes, todo esto muy cerca de los lugares donde habitarían estos supuestos chonos aún en estado salvaje, claro que… este es un tema para un futuro trabajo.

.
Bibliografía y consultas:
.
Los indios de la Tierra del Fuego Autor: Gusinde, Martín
Grupos aborígenes chilenos - Su situación actual y distribución territorial -CAEA -
Buenos Aires - 1991 Autora: Alba Valencia.
Estudios filológicos - Topónimos de origen chono (www.scielo.cl)
Tierras de Océano: Autor: Benjamín Subercaseaux
"Estado actual de las lenguas aborígenes de Chile" Autor: Gilberto Sánchez C.,
Descripciones de Juan Ladrillero (Crónicas de Chile)
Memorias de un marino inglés (John Byron) - Ed. M.L.J. (Barcelona-España)
Los chonos y los veliche de Chiloé Autor: Renato Cárdenas

"El Mercurio" Santiago de Chile (3.Septiembre.2006)
Noticia periódico (Archivos IIEE - Fuente: Guillermo Aguilera)
"El País" Barcelona - España (9. Marzo.1999)
.
Nota de Redacción: Hemos querido omitir lugares y nombres geográficos precisos en forma premeditada, para evitar más rumores respecto estas islas, y quien sabe, para darle un tiempo más de existencia a estos chonos sobrevivientes…. de haberlos.

Equipo de Redacción
IIEE de Chile
.
 
El IIEE de Chile no se responsabiliza ni comparte necesariamente la opinión de todos sus colaboradores en los escritos publicados.
IEE Delegación Chilena © 2003 - 2008. Todos los derechos reservados.