Delegación fundada el 3 de Abril de 2003

.
Historia IIEE
Fundamentos IIEE Chile
Contacto
.
.
Su cuerpo estaba en perfecto estado, sus tejidos corporales denotaban detalles de una piel intacta, su pelo, su ropaje, todo estaba perfectamente conservado. (Ver más...)
 
 
 
.
.
ENTREVISTAS
.
RIQUELME Y ALTAMIRANO
.
"Reminiscencias de la ufología chilena"
_
Luís Riquelme Cáceres y Luís Altamirano Cañoles, tienen casi los mismos años de edad, han nacido por los años cuarenta, tienen las mismas inquietudes, y llevan años conectados por el tema de los no identificados. Han investigado juntos, creado grupos investigativos, y han sentido en propia piel todos los avatares que lleva consigo el mundo de los Ovnis.

Las generaciones nuevas, que solo conocen por la Red Internet el tema de los OVNIS carecen de mucha información, y sobre todo, respecto a la historia en Chile de los inicios de estas inquietudes, cuando las noticias no corrían en fracciones de segundos como hoy en día. En la actualidad, todos sabemos, que cualquier persona puede atribuirse un currículum en forma virtual y es aceptado sin ningún tipo de problemas.

Todo esto, son razones suficientes para "Conversar con" estas personas especiales…
La historia viva de la ufología chilena.


Luís Riquelme Cáceres, comenzó como todo el mundo en estos temas. Una experiencia vivida junto a sus padres, en la ciudad de Los Ángeles en el año 1955 fue el detonante de esta pasión desenfrenada. Desde aquel año se adentró en una serie de recopilación de antecedentes sobre los OVNIS. En Santiago sus inquietudes lo llevaron a colaborar con importantes emisoras de radio, donde encontró una excelente acogida. Junto al comunicador Patricio Varela, también pionero en estos temas en Chile, y componente por derecho propio a esta columna del IIEE, sigue en las ondas radiales. Esta relación que comenzó en el año 1964 permanece hasta ahora, es así, como todas las semanas se puede comprobar escuchando el programa "Saludando las estrellas" en Radio Portales de Santiago.

Viajero incansable, no es extraño que este personaje especial nos presente, trabajos realizados en México, Estados Unidos, en el Sur de Chile o últimamente, conversando con el investigador argentino Carlos Alberto Iurchuk en Buenos Aires.

.
Mantiene una de las mayores videotecas relacionadas con los Ovnis en Chile. Desde su propia casa dirige la agrupación "International UFO Sur"(IUS) creada en el año 1995 donde tiene instalado unos sofisticados equipos electrónicos e informáticos para estar al tanto de todo lo que ocurre en el mundo respecto al fenómeno. Es habitual que los sábados en la tarde, en su casa reciba visitas de diversas personas. En estas ocasiones Riquelme analiza casos y películas que recopila de todo el mundo. Todo esto, ante la paciencia de su señora esposa, que le ha acompañado siempre y que es una magnifica anfitriona. Es loable la acción de este longevo investigador, pues asisten a su casa también personas muy jóvenes, interesadas en conocer más de cerca estos temas e informarse al respecto.
.
Luis Altamirano Cañoles, originario de la ciudad de Osorno, también tiene como fecha de inicio de su inquietud los años cincuenta. Recuerda la enorme impresión que le causó ver pasar el Sputnik ruso en el año 1957 con la perrita Laika por los cielos de Chile. Desde allí comenzó su interés por mirar el firmamento, y hacerse preguntas sobre diferentes incógnitas del mundo. Los amigos le llaman cariñosamente "nibelungo" lo cual él acepta con un excelente humor. Es una biblioteca ambulante, incluso podemos decir sin temor a equivocarnos, que es uno de los pocos ufólogos chilenos que tiene a su haber el buen hábito de la lectura. Muchas personas lo consideran un personaje solitario y extraño, más de alguno, ha dicho que es la fuente de información "de los siniestros cuerpos de información del Estado chileno" Otros expresan, que es una persona como todos los genios, incomprendida y que va a su aire. Lo que sí es claro, que es generoso en dar información y conoce todos los entresijos de este país y sus componentes relacionados con el tema de los Ovnis. Tiene unas cualidades muy alejadas del mundo de los ufólogos, o sea, es humilde, sabe escuchar, es reservado a su manera, además de tener una memoria digna de elogios.
.
Por estas razones, y muchas otras, hemos optado por incorporar a estos dos investigadores, a nuestra columna de personas dignas de mención en este mundo de los Ovnis. Para que las futuras generaciones que están en estos temas sepan que hay pioneros y personas que hicieron… y siguen haciendo camino. Pueden estar equivocados, o se puede estar en desacuerdo con sus ideas, pero toda una vida en estos temas merece nuestra atención y todo nuestro respeto.
.

.
¿Cuáles fueron realmente los inicios de la ufología chilena?

Riquelme: Por los años 1960 comencé en forma personal. Al principio nos reuníamos en el Instituto Cultural del Banco del Estado. En aquel lugar fueron las primeras reuniones para conversar de los Ovnis.

Altamirano: Yo creo que los inicios de la Era Espacial fueron una especie de incentivo para muchas personas. Habló de los años 1957, donde yo mismo me vi inmerso en estos temas. Recuerdo como pionero a Willy Wolf y el grupo UFO-Chile. Estoy hablando de los años 1964 y 1965

¿Recuerda alguno de los primeros casos investigados?

Riquelme: Sí, recuerdo un caso en la zona de Peñaflor, que investigamos. Luego ya vino Hugo Pacheco y el CIO del cual yo fui su secretario por los años 1978 y 1979

Altamirano: Efectivamente, en casa de Pacheco se reunía gente muy variada.

¿Consideran alguna época dorada de la ufología chilena?

Riquelme: Yo creo que los años 1965 al 1968 fueron realmente interesantes. Había una disposición mental y especial para tratar estos temas.

Altamirano: También los años 1977 cuando ocurrió el caso famoso del Cabo Valdés fue interesante hasta el año 1980 aproximadamente.

¿Y a partir de esos años que pasó?

Riquelme: Ahí esta el problema, estancamiento total ufologicamente hablando, por lo menos en nuestro país.

Altamirano: Desde ahí comenzó la influencia extranjera, ya sabes, somos copiones por naturaleza y además copiamos mal.

¿Algunas otras razones para este declive tan pronunciado?

Riquelme: Cualquier proyecto a acción debe tener metas y objetivos concretos. Aquí cada uno ha tirado para su lado y así es como hemos terminado. O sea, nunca hubieron objetivos claros.

Altamirano: Yo le llamó a eso "ufofilia" se perdió el rumbo del camino inicial, y como en estos temas entra quien quiere se desproporcionaron las cosas. Cambiaron los intereses de las personas. Muchos enfermaron de "ufofilia"

¿Y ahora como lo ven este panorama?

Riquelme: Lo más importante ahora es la "imagen impactante" pero la verdad que si analizamos todas esas imágenes son imposibles de definir, de examinar, pues dicen muy poco, no hay referencias concretas, son generalmente borrosas, y muchas veces ni siquiera se sabe de donde provienen esas grabaciones.

Altamirano: Existe una ufología mediática, donde la televisión y esos minutos de fama que te ofrecen son lo más importante. Los casos al final de todo realmente no importan, pero sí quien los presenta. Hay actores hoy en día de ufología.

¿Se habló de un "Colectivo de ufólogos" tiempo atrás, con cierta propaganda en el extranjero, incluso se vio a ufólogos entregando una petición en el Palacio de La Moneda al Presidente de aquellos años Eduardo Frei Ruiz-Tagle?

Riquelme: Sí, allí fue cuando el CEFAA apareció al cabo de un breve tiempo, pero esto no llegó a nada. Como muchos otros proyectos se perdieron por egocentrismos y protagonismos personales.

Altamirano: El proyecto era bueno, pero para una sola persona. Quería salir en la TV, la prensa y lógicamente además vender sus libros. Una pena.

¿Y que me dicen del CEFAA, que también fue muy promocionado?

Riquelme: Yo pertenecí al CEFAA y conocí muy bien a todos sus integrantes, estuve metido dentro de esa iniciativa, en sus reuniones, discusiones eternas, y los ovnis que llevaban cada uno de los investigadores. Digo así, pues cada uno llevaba sus "ovnis particulares" Escuche muchos… yo, yo yo y yo. Para hacer corto mi pensamiento puedo abreviarlo de la siguiente forma: "Había muchas manos y poca torta que repartir" No había ninguna meta concreta, nunca salieron a terreno.

Altamirano: La ufología en Chile hay que "rebobinarla" Cualquiera aquí se atribuye cargos y todos sabemos que cualquier proyecto necesita financiamiento. El CEFAA duro lo que duran los proyectos que no tienen clara la película.

¿Vale la pena seguir investigando y asistiendo a terreno?

Riquelme: Personalmente, yo no lo creo necesario hoy. En condiciones ideales es otra cosa. La financiación es importante. Los años te demandan otro tipo de acciones y yo con la "Internatinal Ufo Sur" realizó un tipo de investigación ya más enfocada a términos internacionales y a nivel de consultas a una importante videoteca que mantengo actualizada.

Altamirano: Se han perdido muchas oportunidades para hacer las cosas bien. Al final te convences que este es un camino más bien personal.

¿Le ven futuro a la ufología después de todo en Chile?

Riquelme: Poco, poco…. Hay que cambiar la mentalidad de las personas. En estos momentos hablar de Ovnis en Chile es como hablar del caso de Chile-Deportes.

Altamirano: Exacto, a estas alturas solo esta el "salvese el que buenamente pueda"

¿Cuál es el caso chileno que a lo largo de los años más les impacto?

Riquelme: Hay casos que se han olvidado. Siempre recurrimos al Cabo Valdés, pero yo recuerdo mucho la oleada de Junio del año 1965 en América y que comenzó en el Polo Sur. Se juntaron varias factores que hicieron sacar conclusiones que de alguna forma esta masiva aparición de "no identificados" en la Antártica, era una sólo una parte de un gran acontecimiento. Se logró determinar que la base militar "Pedro Aguirre Cerda" instalada en aquellas inhóspitas tierras chilenas, prestarán atención a un fenómeno que solo habían escuchado en contadas ocasiones. Se logró fotografiar el día 3 de Julio de 1965 las evoluciones de un gran objeto parecido a un lente convexo doble, y Uladislao Durán el fotógrafo militar de la base sacó 10 fotografías. Lo raro es que salió sólo una foto - según la FACH - pese a que el fotógrafo era un experto en este tipo de tomas. Todo esto hace pensar que las fotos fueron censuradas, pues ya existían antecedentes anteriores, cuando el mayor en retiro Donald E. Keyhoe, director de la Comisión de Fenómenos Aéreos NICAP en Washington DC solicitó copias de fotos obtenidas en bases chilenas en la Antártica anteriormente, y el Ministerio de Defensa de nuestro país guardó silencio. Si añadimos que el fenómeno descrito fue observado por las bases británicas y argentina, manteniéndose un intercambio de información sobre el fenómeno, todo hace pensar que las autoridades trataron de quitar protagonismo a esta oleada.
Recuerdo que aquel año fue algo impresionante en cuanto a casos relacionados con Ovnis, por ejemplo, el caso Pelluco ocurrió a los pocos días después de la oleada de la Antártica. También recuerdo un caso en Hualpencillo Provincia de Concepción, un objeto que salió del río Bío Bío, hubo comunicaciones interrumpidas, y el testigo fue pasado a llevar por una gran luz, la cual le hizo quemaduras en su cuerpo. El profesor de física Rafael Vera lo entrevistó, pues el afectado fue trasladado al Hospital Regional de Concepción… esto ocurrió sino recuerdo mal por Junio del año 1965… un año muy movido como se puede apreciar.

Altamirano: Yo creo que el caso del Cabo Valdés a sido emblemático en Chile, pese a todos los últimos acontecimientos y las actitudes mesiánicas de varios de sus protagonistas. Creo sinceramente que en Putre ocurrió un suceso que aún no podemos interpretar, y no esta dicha la última palabra, aunque encuentro muy difícil a estas alturas con el tiempo pasado, se logre algo concreto en cuanto a conclusiones. También el caso del piloto de la FACH, Danilo Catalán es muy interesante por el perceptor tan experimentado en navegación aérea y su experiencia vivida con respecto al fenómeno mismo que le tocó apreciar tan de cerca. Sin olvidar también el caso de Baldovino Vargas desaparecido en el Lago Llanquihue junto a su hijo en el año 1982, un caso que si analiza en su extensión da mucho que pensar.


EL IIEE
agradece a estos dos amigos y colaboradores, unidos por la temática ufológica, el tiempo prestado para realizar estas líneas. Esperamos haber interpretado con eficacia su sentir y motivaciones. Motivación que sólo permanece en estos tiempos que corren en muy pocos investigadores, generalmente en aquellos que nunca han utilizado el FOVNI en beneficio propio, donde el desinterés de lucrar con el tema, y sólo el querer saber un poco más de nuestro entorno han marcado su línea de acción.

Equipo Redacción
IIEE de Chile

Vocabulario:

CEFAA: Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos
FACH: Fuerza Área de Chile
FOVNI: Fenómeno Ovni

Libros recomendados sobre el tema:

Los sin nombre: Manuel Saenz y Willy Wolf (Editorial Orbe)
Ovnis, extraterrestres y otros en Chile: Jorge Eduardo Anfruns (Ed. El Triumfo)
El Caso de los Ovnis: Jessup, M. K (Populibros "La Prensa" México DF 1956
The UFO Experience Autor: Allan J. Hynek
Flying Saucers are real Autor: Donald E. Keyhoe
Flying Saucers from outer space Autor: Donald E. Keyhoe
The flying Saucers Conspiracy Autor: Donald E. Keyhoe
Flying Saucers Top Secret Autor: Donald E. Keyhoe
Alien fron outer space Autor: Donald E. Keyhoe

.
 
El IIEE de Chile no se responsabiliza ni comparte necesariamente la opinión de todos sus colaboradores en los escritos publicados.
IEE Delegación Chilena © 2003 - 2008. Todos los derechos reservados.