Delegación fundada el 3 de Abril de 2003

.
Historia IIEE
Fundamentos IIEE Chile
Contacto
.
 
 
 
.
.
CRONICAS Y LEYENDAS DE CHILE
.
LA CAMPANA ENCANTADA,
.
A la llegada de los españoles, los indígenas de Pullimalli ya explotaban un mineral del Limarí que hoy es conocido como Los Mantos.

Por 1610 llegó al lugar un jesuita de nombre Miguel que, con la intención de evangelizar, construyo una capilla, hecho que unido a la simpatía del sacerdote atrajo la atención y el cariño que muy pronto por él tomaron los lugareños, ya que además de dichas cualidades el padre Miguel agregaba a su persona los conocimientos de medicina que tenía y de otros menesteres caseros que practicaba en beneficio de todos.

Esto trajo en su contra la envidia, el celo y el odio del hechicero de esos contornos, brujo que no esperaba otra cosa que la oportunidad de exterminar de cualquier modo al jesuita.

Entre sus pertenecías, Miguel había llevado consigo una campana traída desde España, que la utilizaba en cualquier circunstancia. Así llamaba a los feligreses a sus oficios religiosos, anunciaba buenas y malas nuevas, prevenía estados de alerta, en fin, aquella campara era una especie de vehículo comunicador entre todos los habitantes de Pullimalli.

Del hechicero se contaban muchas cosas. A decir que los ancianos que narran la leyenda, éste poseía poderes sobrenaturales que sin duda pensaba utilizar en prejuicio del jesuita, Una noche se Apersonó donde el sacerdote.

¡Qué deseas, enviado del demonio! Preguntó el sacerdote

Vengo a decirte que te vayas, aquí no podemos estar los dos. Si no lo haces, te demostraré que soy más poderoso que tú.

Hazlo.

El hechicero salió de la capilla, Miguel le siguió. El brujo, por medio de extraños movimientos, alzando los brazos y emitiendo ciertas palabras, hizo que el cielo se cubriera de nubes para que a los pocos instantes una fuerte tormenta azotara al pueblo sin piedad.

¡Pullimalli desaparecerá inundado por el agua y enterrada bajo el lodo! El brujo gritaba endemoniadamente.

Miguel corrió hacia el interior de la iglesia y sacó la campana, para alentar a la gente, sin embargo el hechicero llego rápidamente junto a él y se la arrebato de sus manos, corriendo con ella hacia la oscuridad de la noche.

¡Dios mío, ayúdanos! Imploró el jesuita

El brujo ya estaba en medio del pueblo, de pronto un rayo venido desde el espacio lo lanzó al suelo. Miguel se aproximó cautelosamente y con estupor cómo el maligno había sido transformado en piedra. Busco la campana y no la encontró. Esta habíase fundido en medio de la roca que cavaba de formarse.
.
.
Mapa y vista de Punitaqui localidad que derivaría su nombre de la antigua Pullimalli y su campana encantada
.
.
Diez días con sus noches llovió sin cesar. Cuando salió el sol, Pullimalli ya no estaba, del pueblo no quedaba absolutamente nada. Según la creencia popular, el poblado todavía sigue allí, invisible a la vista humana. Lo único tangible es la piedra y su sonido de campana que se escucha cada vez que alguien la golpea. Punitaqui derivaría su nombre de la antigua Pullimalli. Vaya usted a esa localidad, desplácese tres o cuatro kilómetros hacia el S.O. y se encontrará con la piedra de la cual le hemos hablado en esta historia. Pero hay más, arrieros y pirquineros aseguran haber visto en esa hondonada, justo al mediodía, un pueblo que aparece y desaparece fugazmente, Pullimalli, donde el jesuita Miguel y sus seguidoras viven eternamente felices.
.
Fuente: Del Libro El indio y otras leyendas de la IV Región

Autor: Gonzalo Tapia Díaz
.

.
 
El IIEE de Chile no se responsabiliza ni comparte necesariamente la opinión de todos sus colaboradores en los escritos publicados.
IEE Delegación Chilena © 2003 - 2008. Todos los derechos reservados.